Terapia Familiar y Mediación

La terapia familiar trabaja las emociones y sentimientos dentro de un grupo natural primario como es la familia. No se interviene sobre el paciente individual aislado, sino sobre el grupo, aunque a veces es necesario ver a los miembros por separado. Se trata de colocar a cada una de las partes que componen la familia en su lugar, de rescatar situaciones que provocan malestar y que salgan a flote para poder tratarlas con naturalidad y la máxima objetividad posible, facilitando recursos y medio para mantener a una familia fuerte y psicológicamente sana.

La medición familiar es un procedimiento extrajudicial recogido en la ley andaluza 1/2009, de 27 de febrero y que la define como la gestión de conflictos no violentos que puedan surgir entre miembros de una familia o grupo convivencial, mediante la intervención de profesionales especializados que, sin capacidad de decisión sobre el conflicto, les asisten facilitando la comunicación, el diálogo y la negociación entre ellos/as, al objeto de promover la toma de decisiones consensuadas en torno a dicho conflictos.

Por lo tanto las personas que acudan a consulta para realizar mediación deberá de hacerlo de forma voluntaria queriendo evitar los largos y tediosos procesos judiciales, llegando a una resolución del conflicto mucho más simple, siempre que las partes estén de acuerdo.